Cómo conseguir una piscina ideal

Piscina

¿Quién decide si una piscina debe ser redonda, cuadrada o rectangular? Actualmente, el mercado ha asumido piscinas de todo tipo, con forma de corazón, guitarras, pianos o incluso pies. Estas formas han revolucionado la estética de este tipo de instalación dejando en el pasado las formas de riñón o rectangular.

Tienen miles de opciones a la hora de realizarse los diseños, tantos como la imaginación alcance. Asimismo, también pueden tener forma de playa de arena o ser como el cauce de un río de montaña con piedras naturales o incluso palmeras.

El tiempo empleado en construir una piscina en forma de playa esta entre 30 y 45 días. El precio se puede encontrar a partir de unos 18.000€ pero esto solo es el principio, ya que pueden hacerse toda clase de diseños.

Cuando una persona tiene claro que quiere construir una piscina, deberemos tener clara la forma, pero también el material con el que la crearemos (gunitada, de hormigón, etc), el revestimiento que utilizaremos, la estanqueidad del vaso, etc.

El material más utilizado es el gresite de piscinas que puedes encontrar aquí. El gresite es un revestimiento vítreo que también se utiliza en los baños interiores. Es muy resistente ya que está hecho de vidrio por lo que aguanta choques térmicos de calor y frío. Tienen una absorción de agua nula y esto hace que su durabilidad sea mucho mayor. As placas o teselas con las que se suele vender son de 33×33 cm y las piezas tienen 2,5 centimetros.

Otros productos que se utilizan como revestimiento de piscinas son la fibra de poliéster  o vidrio, el liner o incluso la pintura plástica, pero tanto el rendimiento como la estética distan mucho del gresite.

De estos materiales va a depender el precio final, el tiempo de construcción pero también el mantenimiento del futuro.

El tipo de vegetación y la iluminación

Las piscinas de hormigón pueden costar entre 8.000 y 12.000 euros. En cambio, las prefabricadas de poliéster pueden estar por los 6.000. A estos gastos hay que sumar el precio del proyecto, permisos de obra y la excavación. Estos precios pueden cambiar mucho en función del lugar en el que se va a construir la piscina. Aparte estará la instalación de fontanería y la eléctrica.

Habitualmente, las piscinas construidas en villas particulares tienden a tener un tamaño más bien pequeño, de 5 o 6 metros de largo por unos 3 de ancho. Aquí necesitaríamos tan solo 15.000 o 20.000 litros para llenarla.

La decoración puede hacerse mediante chorros de agua que pueden incluir color, sonido e incluso movimiento.

Además, también podemos añadir la iluminación al paquete, por lo que la piscina se verá distinta si es de día o de noche. Se deben utilizar focos sumergibles de bajo consumo para que el gasto posterior no sea excesivo. También ayudarán a crear un ambiente más acogedor.

Por otra parte, se puede añadir vegetación. Es recomendable utilizar plantas de hoja perenne para que no ensucien el agua sus raíces sean menos agresivas y no puedan dañar el vaso de la piscina o bien la superficie que los rodea. Si le añadimos césped, tendremos una piscina idílica.

Azulejos metro, un tendencia al alza

Azulejo tipo metro bañera

El azulejo metro es un tipo de cerámica que se está instaurando en las tendencias de diseño actual pero que aún no está utilizándose por la mayoría de usuarios. Por esto no es fácil ir a cualquier tienda de azulejos y encontrar este tipo de baldosa.

No pasa nada, se pueden encontrar en muchos sitios. En internet hay tiendas especializadas en este tipo de cerámica y que ponen a disposición de sus clientes un número de colores, modelos y acabados casi innumerable.

Qué debemos tener en cuenta cuando hagamos un pedido de azulejos metro:

  1. El color. El más común es el blanco, pero hay más de 40 colores.
  2. El formato. Se utiliza el 10x20cm o el de 7,5x15cm.
  3. El acabado. Este puede ser brillo o mate. Normalmente se usa el brillante, pero también existe el color mate. Si no nos gustan los riesgos, elegiremos el acabado en brillo.
  4. El relieve de la pieza. Pueden ser biselados o planos. Aquí se utilizan más los biselados, pero en el mundo anglosajón es al revés.

Una vez hecho esto, tendremos que saber que cantidad debemos pedir. Para ello mediremos la superficie en la que colocaremos el azulejo tipo metro. Deberemos medir la anchura y la altura de las paredes en las que se va a alicatar. Ahora tan solo deberemos multiplicar y sacar la superficie que necesitaremos de azulejos.

Siempre hay que descontar las puertas y ventanas para no pasarnos en los metros. Por el otro lado, tendremos que añadir por lo menos un 5% o 10% más de producto por las mermas y cortes que pudiera haber. Como son piezas muy pequeñas, habrá muchos cortes y será difícil el aprovechamiento de ellas.

En el anterior vídeo podemos ver como se cortan un gran número de piezas y es posible que necesitemos pedir más si no hemos hecho una buena previsión. Siempre es buena idea tener guardadas una o dos cajas en el trastero o garaje por sí algún día tenemos algún problema con una cañería y hay que picar las paredes. En esos momentos recordaremos esto que acabamos de leer.

Azulejos tipo metro

 

Si vamos a necesitar de un profesional que coloque los azulejos, hay un gran número. La mayoría de ellos no han colocado este tipo de azulejos en su vida, por lo que deberemos recordarle que se colocan trabados. Además, deberemos tener un poco de paciencia ya que les va a costar un poquito más todo el trabajo.
Ahora ya sabemos como pedir los azulejos de estilo metro. No debemos tener miedo y pedirlos porque nuestra casa cambiará y obtendrá una personalidad excepcional.

 

Consejos para decorar un escritorio

Decoración escritorio

Tips de decoración de escritorios

Escribir un libro, estudiar, hacer deberes, trabajar… son algunas de las cosas que se realizan en casa, pero ¿que es lo que tienen en común entre ellas? Pues que se suelen realizar en un escritorio. Por esta razón, cuando planeamos organizar y decorar una habitación, debemos dedicarle un tiempo a este espacio. Así, vamos a dar ciertos consejos para organizar un escritorio y que tenga un resultado exitoso.

¿Dónde colocar un escritorio?

Lo primero que hay que pensar es dónde va a ir el escritorio. Una buena manera de tomar esta decisión es pensar cómo se va  a usar. Si queremos estudiar por ejemplo, vamos a necesitar una zona en la que no haya ruidos. De esta forma, sería ideal un dormitorio. Ponerlo cerca de una ventana nos aportará luz natural. Esto es muy importante.

Utilizar baldas o estanterías

Si queremos ser originales podemos poner una sencillita balda y ya está, pero habrá que ver qué queremos poner encima. Si vamos a colocar tan solo libros y poco más, con unas sencillas escuadras será suficiente, pero para trabajar diariamente quizá nos quede corto.

Escritorio blanco

Un reloj en el escritorio

Esto es importante para aumentar la productividad y la eficiencia. La organización del tiempo junto con las pausas será fundamental para realizar tareas.

 

Crea un escritorio personal

En las tiendas hay cientos de escritorios y si miramos en internet nos volveremos locos. Por esta razón, yo creo que lo mejor es crearte el tuyo propio. Si buscáis en Pinterest o por internet encontraréis miles de ideas para personalizar el vuestro.