Cómo conseguir una piscina ideal

Piscina

¿Quién decide si una piscina debe ser redonda, cuadrada o rectangular? Actualmente, el mercado ha asumido piscinas de todo tipo, con forma de corazón, guitarras, pianos o incluso pies. Estas formas han revolucionado la estética de este tipo de instalación dejando en el pasado las formas de riñón o rectangular.

Tienen miles de opciones a la hora de realizarse los diseños, tantos como la imaginación alcance. Asimismo, también pueden tener forma de playa de arena o ser como el cauce de un río de montaña con piedras naturales o incluso palmeras.

El tiempo empleado en construir una piscina en forma de playa esta entre 30 y 45 días. El precio se puede encontrar a partir de unos 18.000€ pero esto solo es el principio, ya que pueden hacerse toda clase de diseños.

Cuando una persona tiene claro que quiere construir una piscina, deberemos tener clara la forma, pero también el material con el que la crearemos (gunitada, de hormigón, etc), el revestimiento que utilizaremos, la estanqueidad del vaso, etc.

El material más utilizado es el gresite de piscinas que puedes encontrar aquí. El gresite es un revestimiento vítreo que también se utiliza en los baños interiores. Es muy resistente ya que está hecho de vidrio por lo que aguanta choques térmicos de calor y frío. Tienen una absorción de agua nula y esto hace que su durabilidad sea mucho mayor. As placas o teselas con las que se suele vender son de 33×33 cm y las piezas tienen 2,5 centimetros.

Otros productos que se utilizan como revestimiento de piscinas son la fibra de poliéster  o vidrio, el liner o incluso la pintura plástica, pero tanto el rendimiento como la estética distan mucho del gresite.

De estos materiales va a depender el precio final, el tiempo de construcción pero también el mantenimiento del futuro.

El tipo de vegetación y la iluminación

Las piscinas de hormigón pueden costar entre 8.000 y 12.000 euros. En cambio, las prefabricadas de poliéster pueden estar por los 6.000. A estos gastos hay que sumar el precio del proyecto, permisos de obra y la excavación. Estos precios pueden cambiar mucho en función del lugar en el que se va a construir la piscina. Aparte estará la instalación de fontanería y la eléctrica.

Habitualmente, las piscinas construidas en villas particulares tienden a tener un tamaño más bien pequeño, de 5 o 6 metros de largo por unos 3 de ancho. Aquí necesitaríamos tan solo 15.000 o 20.000 litros para llenarla.

La decoración puede hacerse mediante chorros de agua que pueden incluir color, sonido e incluso movimiento.

Además, también podemos añadir la iluminación al paquete, por lo que la piscina se verá distinta si es de día o de noche. Se deben utilizar focos sumergibles de bajo consumo para que el gasto posterior no sea excesivo. También ayudarán a crear un ambiente más acogedor.

Por otra parte, se puede añadir vegetación. Es recomendable utilizar plantas de hoja perenne para que no ensucien el agua sus raíces sean menos agresivas y no puedan dañar el vaso de la piscina o bien la superficie que los rodea. Si le añadimos césped, tendremos una piscina idílica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *